martes, 29 de noviembre de 2011

La biblioteca escolar: una aventura sin fin


La biblioteca escolar: una aventura sin fin

Resulta difícil, a estas alturas, escribir sobre bibliotecas escolares y no repetirse. Se ha escrito mucho: diseños teóricos; experiencias de muy distinta duración temporal y de diferente intensidad; repertorios de acciones que conviene poner en práctica… Escritos, en ocasiones, por personas de hondo compromiso y largo recorrido fundando y dinamizando esa instalación en sus centros de trabajo o por personas que han pensado, reflexionado teóricamente y ofrecen líneas de organización y de trabajo. De modo que el corpus teórico y práctico que tenemos a nuestra disposición es amplio, variado, muy accesible y, probablemente, algo repetido.
Mi intención, al responder a la invitación de escribir para ADIBIDEZ, revista que conozco desde el principio, pues algunas de las personas que están o han estado al frente del programa ACEX me la han hecho llegar, cada vez que aparecía el número anual de la misma, es básicamente poder aportar algunas ideas y dar ánimos a quienes necesitan –tal vez- ese plus de motivación extra.
De las muchas definiciones que podríamos dar de biblioteca escolar (yo te invito a leer y a reflexionar sobre diez en: http://macoca.org/definiciones-brev…), me fijo en la siguiente: “La biblioteca escolar es el equipamiento necesario para poder practicar el fomento de la lectura, la animación a la escritura, la educación documental y la dinamización cultural del colegio, con la implicación de la comunidad escolar al completo”. Esas cuatro patas de acción que ahí se señalan son en realidad cuatro campos ilimitados de trabajo individual o cooperativo. Y antes de meternos en harina, quiero señalar que la biblioteca escolar es una construcción colectiva; justamente la que mejor puede dar sentido a nuestro perfil colaborador, social, cooperativo, dentro del centro escolar. El profesorado solemos ser muy aficionados a cultivar nuestras parcelas individuales (llámese aula, asignatura, departamento o equivalente) y la biblioteca escolar nos ofrece la posibilidad de juntarnos con otras personas y diseñar y empujar la acción educativa con más manos, con más mentes, con más corazón… en una dirección probablemente algo más razonable.
Lo que vamos haciendo… ¿no?
Doy por hecho que te vuelcas fomentando la lectura y animando la escritura entre tu alumnado. Que eres capaz de contagiar esas dos potencialidades porque tú también eres un ferviente lector, una ferviente lectora y porque escribes con frecuencia y además les regalas a tus alumnos y alumnas lecturas en voz alta y les lees tus propias reflexiones, tus propios “ejercicios de escritura”. Doy por hecho que llegas con frecuencia a tu aula con libros en las manos, que los depositas encima de la mesa después de haber hablado de su contenido, por si alguien quiere tomar uno para leerlo en soledad. No tengo ninguna duda de que acudes a la biblioteca de tu colegio y les enseñas a tus chicos y chicas qué hay en ella, qué secciones tiene y cómo podemos explorarlas; que no es lo mismo manejar un atlas, que tomar en las manos una revista de naturaleza o una monografía; que los diarios (en papel o en edición digital) nos ponen al día y actualizan algunos de nuestros conocimientos y que los libros de historia o de geografía nos cuentan cómo fue y cómo es el mundo que habitamos… Imagino que algunos de los trabajos o de los proyectos que desarrollas a lo largo del curso, deben contar para su ejecución con los materiales documentales que ofrece la biblioteca escolar; entre los que también están los medios informáticos y los soportes audiovisuales; porque la biblioteca no empieza y termina entre las cuatro paredes tradicionales de una habitación; Internet ha abierto un enorme hueco por el que podemos y debemos mirar, y estará bien que utilicemos parte del tiempo en capacitar a los chicos y chicas a hacer un uso racional de estas tecnologías nuevas para que potencien los aprendizajes, para que aporten conocimiento a los usuarios. En fin, estoy convencido que pones de tu parte todo lo que hay que poner para que la biblioteca escolar contribuya de manera decisiva al fomento de la lectura, la escritura y el trabajo documental.
La dinamización cultural desde la biblioteca escolar
Dicho lo anterior, de una manera rápida, falta por tocar la cuarta pata de ese frágil equilibrio que proponía la definición. Falta hablar de la “dinamización cultural del colegio”. Y hacia ahí conduzco la última parte de este artículo, tirando fundamentalmente de la experiencia, del trabajo continuado, desarrollado desde la biblioteca escolar en el CEIP Miguel Servet de Fraga.
Dos veces al año, una en el primer trimestre y la otra, a caballo entre el segundo y el tercero, llevamos adelante dos pequeños proyectos de trabajo, relacionados con un tema definido previamente. Para empezar, solemos realizar una amplia selección bibliográfica (de los fondos de nuestra biblioteca escolar o ampliada con los de la biblioteca pública) y la presentamos de dos manera diferentes: con una exposición dentro de la misma biblioteca o llenando tres “maletas circulantes” que recorren las aulas del centro. En ambos casos, invitamos al profesorado responsable a que lea en voz alta al alumnado y ofrezca los libros a los chicos para que esa fase informativa y de motivación sea eficaz. Seguidamente, solemos pedir a las clases la realización de algún trabajo individual o colectivo relacionado con el tema, dando por hecho, que todos los realizados serán expuestos al final de la actividad. Mientras tanto, preparamos algún material de acompañamiento o de finalización de la misma (álbum de cromos, póster, librito, guía de lectura, desplegable, juego, etc.) para entregar a todo el alumnado. Un grupo de madres ornamentan la biblioteca de acuerdo con el tema elegido y otro grupo selecciona algunos libros, prepara materiales y realizan sesiones de cuentacuentos o cuentalibros para todos los niños y niñas del centro… Durante un tiempo al año, y así curso tras curso, la biblioteca escolar es la impulsora de algunas actividades que justifican sobradamente la existencia de la misma y la alta consideración que debe tener, porque es lugar de encuentro, espacio de lectura y reflexión, equipamiento de participación de las familias, entidad receptora de la creatividad del alumnado, lugar donde se implementa la sensibilidad y la fantasía y se practica la cooperación…
“Súbete al tren de la poesía”, “Ánimos lectores”, “Crónica secreta de lo que hicieron las brujas en el colegio Miguel Servet de Fraga”, “¡Cuidado, la poesía anda suelta!”, “Los libros no se comen, pero alimentan”, “Vivir, sentir, convivir”, “La naturaleza y los libros: un viaje ecoliterario”, “La luna tiene un secreto”, “Historias llenas de vacas, ballenas y vacallenas”, “Cuando la biblioteca se disfraza de quiosco”, “Un océano de palabras en un mar de libros”, “Los dragones han vuelto”, “El museo de los cuentos”, “Animales de andar por casa”, “Pueblos y culturas”, “Maletas de poesía y de poetas”, “Y tú, cómo pintas?”, “Cada cuál que traiga su juego”… son algunos títulos de nuestras actividades; todas ellas desarrolladas en base a ese protocolo esbozado más arriba. Todas, con la posibilidad de que algunos maestros y maestras, con ánimo y deseos de innovar, añadan recorridos sorprendentes al formato protocolario establecido: completando el proyecto con más énfasis documental o con mayor aportación creativa, generando materiales informáticos o libritos en papel que permitan hacer un aprovechamiento mayor de los materiales, del proceso y de las personas que aportan su imaginación y su trabajo.
Para terminar, os dejo algunas direcciones de páginas web o blogs, donde podréis encontrar buena parte de las experiencias nombradas anteriormente y llevadas a cabo en nuestra biblioteca escolar, a lo largo del tiempo. Documentos con los que podréis haceros una idea más exacta del trabajo realizado y de las posibilidades inmensas que ofrece “bibliotequizar” el colegio.
Mariano Coronas Cabrero
Maestro de Primaria y bibliotecario escolar voluntario

ARTÍCULO PARA EL NÚMERO 13 DE LA REVISTA ADIBIDEZ
Sábado 26 de noviembre de 2011 , por Mariano Coronas Cabrero
Hace unos meses, María Rosa Jusué, maestra en Euskadi, encuadrada en ese proyecto ACEX de Actividades Complementarias y Extraescolares, me pidió una colaboración para la revista anual del colectivo que responde al nombre de ADIBIDEZ (editada en Bilbao).Quien haya leído una entrada anterior en esta “Cadiera”, titulada “Horizontes bibliotecarios”, sabrá que este pasado septiembre fui invitado a inaugurar las Jornadas anuales del colectivo (las segundas), con una conferencia. Ahora, con algo de retraso (normalmente solía llegar a sus destinatarios a primeros de septiembre) me ha llegado el número 13 de la mencionada revista, en la que se publica aquel artículo solicitado, en las páginas 8 y 9 de la misma. (Digo yo que ese retraso igual tiene que ver con el número de la revista, ¡el 13!).De cualquier manera, dejo a continuación el texto completo, una vez que ya ha sido publicado en el espacio literario desde el que se me solicitó.
Publicar un comentario en la entrada